Mitos y cabello: Sansón y Dalila

Mitos y leyendas sobre el cabello: Sansón y Dalila

De todas las leyendas acerca del cabello que han llegado hasta nuestros días, la que más me fascina por la doble interpretación a la que se expone es la leyenda de Sansón y Dalila. Por un lado se puede entender el personaje de Dalila como una mujer malvada y sin escrúpulos que es capaz de seducir a Sansón y hacerle perder toda su fuerza, dejándolo de esta manera caer en manos de su enemigos. Y por otro lado podemos ver a Dalila como una mujer pacífica que consigue derrotar al todopoderoso Sansón con el solo acto de cortarle el pelo.

En los capítulos 13 al 16 del libro de los jueces del Antiguo estamento de la Sagrada Biblia se cuenta la historia del más famoso juez de Israel: Sansón. Consagrado desde el vientre de su madre para ser un líder del pueblo elegido por Dios, y dotado de una fuerza espiritual y física sobrehumana, era capaz de destruir templos y ejércitos con el sólo poder de su brazo.

Sansón, cuyo nombre bien puede venir de la palabra hebrea “ shemesh” que significa “pelo”, fue el hombre fuerte mítico por excelencia, sujeto únicamente a una condición, a un recordatorio divino: su magnífica melena debía permanecer intacta. Su descomunal fuerza se desvanecería inmediatamente si esta fuese cortada.

Pero un peligroso enemigo carente de armas y fuerza física, una seductora filistea llamada Dalila, le venció. Designada por el sumo sacerdote del culto del Dagón para enamorar a Sansón y arrancarle su secreto, consiguió que este olvidase su misión divina revelándole el secreto de su misterioso don como prueba de amor. Dalila le cortó el pelo mientras dormía, arrebatándole con este acto el poder de su fuerza.

Aunque la historia de Sansón fue la base de la creencia de que una larga cabellera equivale a vigor y valentía, en ocasiones ha predominado la idea contraria: una cabeza rapada como símbolo de fuerza y combatividad.

Extraído del capítulo 2 del magnífico libro “Cuidemos de nuestro pelo” del Dr. Ramón Grimalt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *