El implante de pelo o trasplante capilar tiene una creciente demanda entre las mujeres, dado que en general éstas aceptan peor que los hombres la pérdida del cabello, dadas las connotaciones estéticas y culturales que este hecho conlleva. Sin embargo, en el caso de la mujer hay que tener muy en cuenta la causa de la pérdida inusual del cabello. En primer lugar hay que identificar la causa y tratarla adecuadamente. Por lo general, hay que buscar el origen en desequilibrios hormonales y patologías concretas.

Técnica FUE con mujeres

Cuando hablamos de aplicar la técnica FUE en la mujer este es el quid de la cuestión: el rasurado, ya que prácticamente la totalidad de las pacientes son reticentes al rasurado por el cambio radical de imagen a medio plazo que ello comporta.

Para aquellas pacientes que no quieran afeitarse la cabeza y opten por la técnica FUE se pueden dejar unas pequeñas cortinillas o “flaps” con pelo que van camuflando las zonas de rasurado. Ello es posible llevarlo a cabo en aquellos casos en que preveamos que los injertos obtenidos de estas zonas donantes más limitadas en extensión sean suficientes para cubrir una determinada zona receptora.

Es importante informar a la paciente de absolutamente todo el proceso y del hecho de que si no desea rasurado, la zona donante de pelo es más limitada y por tanto las zonas receptoras han de ser pequeñas.