evolución

Rejuvenecimiento y tratamiento

A escasos cuatro meses de su boda, Alberto A. R., vecino de San Vicente del Raspeig, nos atiende amablemente para contarnos sus impresiones y experiencias. Se le ve tranquilo, satisfecho, esperanzado y contento con la decisión que tomó. Acude a la cita en una terraza un día en el que el fuerte viento suaviza el calor de mayo. Ondea ya su pelo, baila con el último sol de la tarde, mientras responde a las preguntas que le hacemos.

Instituto Capilar de Alicante: han pasado cinco meses desde tu intervención, ¿cómo te encuentras?

Alberto: Me encuentro genial, la verdad. Han pasado -los cinco meses- más rápido de lo que pensaba. En un primer momento un año de proceso parece un mundo y piensas que va a tardar, pero actualmente la mejoría ya ha sido notable y me veo muy bien, y con margen de mejora.

ICA: ¿Sabías que hasta pasado un año el trasplante puede evolucionar?

A: Sí, lo sabía porque antes de mi cirugía había hablado con un amigo y me comentó cómo iba todo. Además, ver que un conocido lo había hecho fue una de las motivaciones para decidirme yo.

ICA: Precisamente,¿cómo te decidiste a hacerlo?

A: Lo tenía pensado desde hacía mucho tiempo, dos o tres años, siempre he tenido bastantes entradas, pero en los últimos años la caída se aceleró. Siempre entre bromas con mi familia y mis cuñados comentaba lo de acudir a Turquía, pero no me decidía por falta de confianza. Y cuando me enteré que un amigo había dado el paso y aquí en Alicante, lo llamé muy sorprendido porque no sabía que se podía, creía que eso solo era posible en Madrid y para un alto poder adquisitivo. Como un amigo se lo hizo, fue lo que me hizo pensar tirarme a la piscina.

ICA: ¿Por qué en Instituto Capilar?

A: Pues ya con el contacto y viendo a mi amigo contento, solicité una cita y la Doctora Pérez me explicó todo de manera genial. El proceso tenía muchas más cosas de lo que pensaba, y era cuestión decidirse.  Creo que en estos casos hay que ser valiente y no darle muchas vueltas, no lo quise pensar mucho y dije que sí.

ICA: Dices que llevabas dos o tres años pensándolo…

A: Sí, sabes que está ahí y te dices: -no pasa nada, ya no tengo veinte años. Pero al final te preguntas: – ¿y por qué no? Una vez que acudes a la valoración y te lo explican tan bien, ese momento es importante.

ICA: ¿El proceso ha sido como esperabas?

A: Ahora lo tengo más lejano, han pasado cinco meses. La operación es el momento clave, está el estudio y que te expliquen todo, pero ese día es el más importante. Después vienen los cuidados y hay que tener mucha paciencia. Pasas circunstancias en las que crees que puede ir mal, entras en fases de dudas, y pasas por todo tipo de estados. Al principio estaba muy motivado, a los dos meses muy preocupado, luego fue mejorando y estaba muy contento, a veces la mejoría es muy notable, otras veces va más despacio. El tener la referencia de un amigo que iba dos meses por delante de mí, ayuda, porque ves que él ha pasado por lo mismo.  Pero también puede ser malo (entre risas) si ves que él va mejor que tú.

ICA: ¿Aconsejarías a otra persona que diera el paso?

A: De hecho, ya lo he aconsejado. Se lo comenté a un amigo y también se lo hizo, dos o tres meses después de mí. Y claro que lo aconsejaría, siempre y cuando creas que va a ser una ayuda para tu estado anímico, para tu autoestima, no es solo verte mejor, es mucho más. Es recuperar el pelo que tenías hace unos años, es sentirse joven otra vez.

ICA: De haberlo sabido, ¿lo hubieras hecho antes?

A: Sí, seguramente. Desde que lo pensé hace dos o tres años, de haber sabido cómo era, sí que lo hubiera hecho. Llegó un momento que no quería estar así, con tanta pérdida de cabello. Si hubiera sabido esto, habría tomado la decisión antes. Lo quieres aceptar y pensé en raparme la cabeza y ya está. También tengo un hermano mayor que yo, me saca cinco años, en el que me veo reflejado y sabía cómo iba a ser mi futuro, y me decía: -ufff, aún estoy a tiempo. Creo que hay gente que a partir de cierta edad pasa un poco del tema, pero yo lo aconsejaría porque apenas cincos meses después y mira cómo estoy ya – de bien- .

ICA: ¿Cómo te ves ahora?

A: Me veo muy cambiado. Yo me noto menos porque me veo todos los días y no percibes ese cambio, pero por las circunstancias del covid-19 que he estado tiempo sin ver a amigos o familia, cuando me han visto se han quedado alucinados.

ICA: ¿Crees que fue una decisión acertada?

A:  Y tanto, claro que sí. Me quedan siete meses de margen de mejora, pero ya estoy contentísimo, ya firmaba quedarme así.

ICA: ¿Qué opinó tu pareja cuando le comentaste esto?

A: Me apoyó mucho, encantada. Sabe que llevaba mucho tiempo pensándolo y sin decidirme y al ver que era aquí en Alicante me dijo: -claro que sí, si no lo haces ahora cuándo lo vas a hacer. Por tanto, me animó mucho y eso es muy importante.

ICA: Pues ya la última, Alberto, ¿qué le dirías al tú de hace un año o dos? A alguien que está ahora en tu misma posición de hace pocos años.

A: Le diría que no se lo piense. Es una decisión acertada, porque claramente los resultados se notan, y más rápido de lo que en un primer momento parece. Es un proceso lento al principio, pero yo ya llevo cinco meses y estoy bastante contento, y me quedan siete para mejorar. Así es que a mi yo de hace dos años le diría: -mírame ahora, tengo cinco años menos que tú. Sí, se lo recomendaría.

Escondido ya el sol, entre risas, concluye la entrevista con Alberto, al que desde Instituto Capilar de Alicante agradecemos su disponibilidad. Es muy posible que sus reflexiones puedan ayudar y orientar a otras personas, fin último de esta charla entre amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *