Día «D» de la técnica FUE

Cuando un paciente decide acudir a Instituto Capilar para realizar un trasplante, se le explica previamente en la consulta todo el proceso con detalle y precisión, además de las dudas y preocupaciones que puedan surgir. Pero a veces, cuando una persona recibe mucha información, salvo que vaya tomando notas, es probable que no pueda asimilarla. Incluso algunas preguntas, quedan en el olvido.

Por ello, desde Instituto Capilar queremos exponer en el blog cómo es el día de la intervención.  Ya explicamos en qué consiste la técnica FUE, con la cual se hace la cirugía. Hoy nos vamos a centrar en cómo transcurre el proceso quirúrgico.

El día de la intervención el paciente acude al centro a la hora citada, puede ser acompañado/a o solo/a, donde será recibido por la Doctora Vanesa Pérez Ortiz y su equipo técnico y de enfermería. Se le entrega un pijama desechable que debe cambiar por su ropa. Se canaliza una vía periférica que se utilizará para la extracción sanguínea y para administrar medicación si lo precisara.

El siguiente paso consiste en diseñar la línea de implantación capilar. Este paso es muy importante. Hay que tener en cuenta las expectativas del paciente, la cantidad de folículos que se espera extraer de la zona donante, la edad, sus rasgos faciales y la habilidad del cirujano para realizar un diseño que satisfaga al paciente al 100%.

Se procesa la muestra sanguínea para obtener el PRP (plasma rico en plaquetas) y se inyecta en zona receptora para favorecer el crecimiento posterior de los folículos gracias a los factores de crecimiento derivados del PRP.

Una vez realizado el diseño de la cirugía, se procede a rapar la zona donante o ambas zonas (tanto donante como receptora) si así se acordó. A continuación, el paciente accede al quirófano donde ya está todo el material preparado para comenzar la cirugía.

Tras la preparación

En la fase de extracción de folículos el paciente debe colocarse boca abajo en la camilla. Él o ella está despierto/a durante todo el proceso y puede tomar un relajante si así lo desea (la mayoría de pacientes suelen quedarse dormidos). Se aplica anestesia local y se procede a la extracción de las unidades foliculares. Al finalizar la extracción, se realiza una segunda sesión de PRP (esta vez en la zona donante para ayudar a cicatrizar la zona). La fase de extracción es un arduo trabajo, se extraen los folículos de la zona receptora, uno a uno de manera individual y se van colocando en una placa de Petri preparada para mantener los folículos en condiciones ideales de frío y humedad.

Tras la extracción, se realiza una pequeña pausa para beber agua, tomar algo de alimento y acudir al baño. A continuación, comienza la segunda fase, la fase de implantación, la cual se realiza con el paciente boca arriba y el respaldo inclinado. Se aplica la anestesia local, luego se realizan las incisiones y posteriormente se van implantando las unidades foliculares una a una hasta colocar todos los folículos extraídos.

Una vez finalizada la implantación, el paciente se marcha a casa con la zona donante cubierta y la receptora sin cubrir, con la tranquilidad de que tiene atención telefónica directa 24 horas con la doctora por si pudiera surgir alguna duda o complicación.  Al día siguiente acudirá a la clínica para realizar el primer lavado de cabeza, valorar evolución y aclarar dudas. Y las revisiones continuarán hasta completar el año tras la cirugía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *